Todo lo que puede aportar el IoT a las empresas

Todo lo que puede aportar el IoT a las empresas

La tecnología actual ofrece un amplio abanico de posibilidades tanto a nivel de usuarios particulares como también de empresas y organizaciones. Contamos con múltiples herramientas, equipos y software que de una u otra forma nos hacen la vida más fácil. Un ejemplo es todo lo relacionado con el Internet de las Cosas o dispositivos IoT. Es algo que está cada vez más presente en nuestro día a día y que en los próximos años va a tener una explosión definitiva.

Qué es el Internet de las Cosas

Seguro que hemos escuchado en múltiples ocasiones hablar del término IoT o dispositivos del Internet de las Cosas. Ahora bien, ¿qué es esto realmente? Básicamente podemos decir que es un concepto que se refiere a todo tipo de dispositivos, máquinas, tanto domésticos como empresariales que están interconectados con objetos cotidianos.

Pongamos como ejemplo una bombilla en nuestra vivienda o un panel luminoso si pensamos en una empresa o lugar más amplio. Estos objetos pueden tener sensores y estar conectados a la red para que desde la distancia podamos controlarlos. Podemos obtener información sobre el tiempo que han estado encendidos, configurarlos para que se apaguen cuando haya cierta luminosidad, que reduzcan su consumo si no hay nadie cerca, etc.

El Internet de las Cosas abarca un campo muy amplio. Cada vez tenemos más dispositivos conectados a la red y eso nos aporta un plus en nuestro día a día. Especialmente cuando hablamos de empresas es esencial contar con estos equipos IoT que aportan valor, sirven para reducir gastos y, en definitiva, tener un mayor control sobre lo que nos rodea haciéndolos más eficientes.

Los dispositivos IoT están formados tanto por hardware como por software. Podemos decir que el hardware es la “cosa”, el instrumento, el dispositivo u objeto en sí. Puede ser esa bombilla que poníamos como ejemplo, un termómetro, máquina de producción, botones, puertas… Por otra parte está el software, que es lo que aporta esa interconexión a los dispositivos. Esos ejemplos que hemos puesto, tendrían la capacidad de contar con sensores que nos permita ajustar la luminosidad según las condiciones, que recopilen información de las personas que han cruzado esa puerta, hacer que esos botones sean inteligentes, etc.


 El futuro del Internet de las Cosas

El futuro del Internet de las Cosas

Forma ya parte del presente, pero lo cierto es que las empresas que se adapten desde ya van a tener mucho ganado. En los próximos años este tipo de dispositivos que conocemos como el Internet de las Cosas va a crecer exponencialmente y va a ser algo fundamental en esta nueva era.

Se espera que a lo largo de 2021 se superen los 15.000 millones de dispositivos IoT en todo el mundo. Una cifra sin duda más que significativa y que muestra la relevancia que esta tecnología tiene y va a tener en la sociedad.

Gran parte de esta cifra corresponde a todo tipo de empresas. Y es que hay que tener en cuenta que las organizaciones se adaptan cada vez más a este tipo de sensores IoT que ayudan en el día a día y mejoran diferentes aspectos. Esto es algo que podemos aplicar a todo tipo de sectores.

En definitiva podemos decir que los sensores IoT, el Internet de las Cosas, es algo que ya está integrado en nuestro día a día en muchos sectores, empresas y también a nivel doméstico, pero sin duda va a ser algo que será aún más importante próximamente.